Saltar al contenido

Expertos en Sueño Polifásico

¿Habías escuchado antes hablar del sueño polifásico? Pues bien, aquí hemos preparado toda la información veraz y de calidad sobre este tipo de sueño, qué es el sueño multifásico, cómo cambiar tu ciclo del sueño para conseguirlo, así como los distintos horarios que puedes tomar para adaptarte.

sueno polifasico tipos

Adoptar un patrón de sueño de dormir pequeñas siestas a lo largo del día no es algo reciente, ya personajes ilustres como Thomas Edison o Nikolas Tesla practicaban esta forma de sueño, es por eso que muchas personas lo asocian con la productividad

¿Qué es el sueño polifásico?

El sueño polifásico consiste en repartir tus horas de sueño en distintos periodos de tiempo para así maximizar el tiempo que pasamos despiertos y así aumentar la productividad o simplemente ¡vivir!. Aunque requiere disciplina y sobretodo acostumbrar a tu cuerpo a que consiga habituarse a esta práctica.

cambiar ritmo circadiano

Este término fue atribuido a el psicólogo J. S. Szymanski, a principios del siglo XX, pero no fue hasta 1943 que gano popularidad gracias al arquitecto, filósofo e inventor Buckminster Fuller, que pensó en un método de sueño alternativo, dormir siestas de media hora cada seis horas. Aunque en realidad se remonta a la Edad Media, donde las personas habituaban a dormir en dos veces por la noche, con un período de una o dos horas de vigilia. Se dice que utilizaban este período para tomar conciencia de las cosas realizadas el día anterior, hablar con la familia, o simplemente relajarse, también se dice que en este periodo se aconsejaba a las parejas hacer el amor… pero quien sabe.

En realidad, no se sabe cuándo el ser humano se volvió monofásico, pero no hace falta indagar en la historia, si miramos a nuestro alrededor, veremos que todos los animales, tanto domésticos como los animales salvajes tienen este sueño polifásico, y duermen varias veces al día, pero sin embargo la gran mayoría del día están despiertos. Esta modalidad de sueño se suele asociar a un estado contante en la naturaleza, ya que deben mantenerse despiertos para prevenirse de cualquier posible amenaza.

Los bebes y las personas mayores, también tienen este tipo de sueño, aunque lo hagan en el sentido inverso y duerman muchas más horas, pero aun así duermen en varias tandas. También es muy común militares, astronautas, capitanes de barcos, y otros profesionales que necesitan estar despiertos la gran mayor parte del tiempo, por lo que toman pequeñas siestas para poder estar activos todo este tiempo. Muchos astronautas duermen dos horas y trabajan durante 4 horas y vuelven a dormir otras dos horas.

Beneficios, ¿el sueño polifásico es sano para la salud?

sueno polifasico calculadora

La siesta es una forma de sueño polifásico, para ser exactos, bifásico. Una siesta nos permite reponernos de una larga jornada de trabajo, y poder continuar rindiendo el resto del día hasta que llegue la noche. De hecho, siempre se ha dicho que dormir siestas cortas, que no superen los veinte minutos, proporcionaba beneficios mayores que dormir una siesta de más tiempo. El truco no está en dormir mucho, si no en adecuar tu sueño para dormir cuando sea más eficiente. Esto tiene una explicación. Al dormir, pasamos por varios ciclos de sueños que nos preparan por así decirlo a la fase REM (Rapid Eyes Movement), que es el ciclo que mayores beneficios aporta a nuestro descanso y nuestro cerebro. Con el sueño polifásico engañamos a nuestro cerebro, para que entre directamente en la fase REM nada más dormirnos, mejorando así la calidad de sueño, y aumentando notablemente nuestras horas despiertas.

Así que, si nos fijamos, con el sueño polifásico estaríamos aumentando nuestra calidad de sueño, dormiríamos menos y nos levantaríamos menos cansados, aumentaríamos por lo tanto nuestra productividad, ya que estaríamos totalmente activos, y por otro lado contaríamos con muchas más horas a lo largo del día. Por otro lado, muchas personas que practican esta modalidad de sueño comparte, que recuerdan mucho mejor los sueños, ya que al despertarnos justo en la fase REM nos facilita el acordarnos.

Horarios del Sueño Polifásico: Tipos

El sueño polifásico puede realizarse de cuatro formas, para que puedas elegir el que mejor se adapte a tus necesidades o tus horarios de sueño.

Horarios sueño polifasico

  • Bifásico. Consiste en 4 horas de sueño nocturnas, más una siesta de 90 minutos durante el día. Es quizás el menos intrusivo de todos y más fácil de adaptarse. De hecho, es bueno realizarlo durante una semana antes de intentar uno de los otros modos.
  • Everyman. este de modo estarías contando con un total de 5 horas de sueño con un período de 3 horas nocturnas y tres siestas de 20 minutos a lo largo del día.  Se aconseja hacerlo de manera gradual, la primera semana puedes tomar dos siestas de 30 minutos en vez de 3 de 20 min.
  • Uberman. Este tipo consiste en dormir pequeñas siestas de 20 minutos cada cuatro horas. Para esta forma, deberás tener ya algo disciplinado tu cuerpo, ya que es mucho más intrusivo que los otros dos mencionados anteriormente. Recuerda siempre hacerlo de manera gradual.
  • Dymaxion. Consiste en una siesta de treinta minutos cada seis horas. Es sin duda el más complicado junto al Uberman de conseguir y el que más disciplina requiere. El famoso arquitecto Buckminster Fuller del siglo XX utilizaba este patrón de sueño.

Técnicas para dormir y conseguir el sueño multifásico

Si has decidido cambiar tu ciclo circadiano y adentrarte en el sueño multifásico seguro te estarás preguntando como conseguirlo. Esta modalidad de sueño requiere mucha disciplina para acostumbrar a tu cuerpo y por desgracia el mundo es monofásico por lo que quizás te sea un poco difícil o no sepas como llevarlo a cabo. Es por eso que veremos una serie de consejos para poder conseguirlo:

sueno polifasico es sano

  • Lo primero aliméntate de manera sana y correcta. Puede parecer algo muy obvio, pero la alimentación es lo que te proporcionará energía y complementará tus horarios de sueño. No bebas alcohol, no comas azúcares, tampoco excitantes, ya que todo esto desajustará justo lo que estas pretendiendo ajustar; el sueño.
  • Elige un horario que no afecte a tu trabajo, o asegúrate de contar con varias semanas antes de acostumbrarte. Por regla general, el ser humano tiende a acostumbrarse a los 21 días a cualquier hábito.
  • Seguro que si has decidido cambiar tu horario de sueño es porque necesitas más tiempo en tu agenda, ya sea para razones laborales o simplemente para vivir, disfrutar de las cosas que por falta de tiempo no puedes en tu día a día. Por lo que asegúrate de tener cosas que hacer, si no será aburrido esperar a que pasen las horas y acabarás desistiendo.
  • La temperatura de la habitación es importante. En temporadas de alta calor, trata de tener la estancia ventilada para no crear bochorno. Mientras que si es invierno trata de dar más calor mediando algún tipo de calefactor, el radiador secador de toallas portátil que tienes en el baño también vale. O sino usa una manta, que te creará más confort.
  • Usa la luz para despertarte, existen incluso lámparas para conectar a tu alarma y que se vaya encendiendo de manera gradual, para que el despertarse sea algo natural y agradable. Cuando duermas, asegúrate de contar con una oscuridad optima en tu dormitorio para que puedas dormirte con facilidad, sobre todo las primeras semanas. Podrás usar un biombo para habilitar el espacio íntimo si tienes que pararte a dormir durante el día. 
  • Resiste. Sé paciente y constante. No te sientas frustrado si alguna vez fallas, si te lo has propuesto realmente sigue intentándolo, y evita saltarte los horarios de tus sueños.

Sin duda, cuando lo consigas aplicar, y pasar la época más dura de preparación, empezarás a descubrir los mayores beneficios de este cambio en tu vida.